@elrincondlola

lunes, 29 de febrero de 2016

Y tú no regresaste.... Marceline Loridan-Ivens

Hola Loler@s, ¿cómo va vuestro puente? el mío en cuanto a vida social muy productivo, en cuanto a hacer cosas productivas muy mal jejeje.

En esta ocasión os traigo un post literario, una nueva colaboración con la Red Boolino (no os vuelvo a hablar de ella porque en post anteriores ya os he contado su labor).

Hace ya varias semanas, concretamente dos semanas, Boolino se puso en contacto conmigo y me envió este ejemplar de Marceline Loridan-Ivens:


Hay libros que dejan una marca indeleble y, mucho tiempo después de haberlos leído, permanecen vivos en nuestro recuerdo. Éste es uno de esos libros. A los ochenta y seis años Marceline Loridan-Ivens ha volcado en esta carta abierta a su padre un cúmulo de sentimientos profundamente arraigados desde su juventud, de los que ha sido incapaz de desprenderse durante toda una vida.

"Tú podrás regresar, porque eres joven, pero yo ya no volveré". Esta simple frase, que Marceline oyó de boca de su padre cuando eran deportados en el mismo tren al campo de Auschwitz-Birkenau en abril de 1943 quedó grabada en su memoria para siempre y es el origen de este relato extraordinario. 

Esta novela refleja la dramática lucha de una chica de quince años por sobrevivir en una situación que ha pasado a la historia como paradigma de la máxima depravación de la que es capaz el hombre. Marceline narra los hechos cotidianos con frialdad y la distancia de quien, incluso después de setenta años, no puede permitirse el sufrimiento. Es el grito de alguien que invirtió todo lo que tenía por salir con vida del infierno y honrar así la memoria de su padre.

Pero más allá del conmovedor homenaje de una hija a la única persona en el mundo a la que pudo amar de verdad, estas páginas exhalan un reconfortante soplo de energía y vitalidad, una demostración de energía y vitalidad. La capacidad del ser humano para sobreponerse a los desafíos más extremos que su propia especie le presenta. 

En cuanto a mi opinión personal os diré, que me ha parecido un relato muy profundo y que quizás en algunos momentos me he visto identificada. Evidentemente no he vivido (gracias a Dios) lo vivido por esta mujer, pero alguién este verano me dijo que "nunca Dios nos envía cruces o sufrimientos que no seamos capaces de soportar", y puedo decir habiéndolo vivido en mis propias carnes que es cierto. Si esta mujer ha podido vivir habiendo vivido esto cualquiera puede vivir con penas o superar obstáculos. 

Yo también amé, amo y amaré a mi padre como la única persona que me quiso de verdad, por ello es un relato que me ha llegado mucho, os lo recomiendo si queréis conocer otra historia más de un superviviente de un campo de concentración pero sin dolor, ni pena.

Os enlazo para que podáis encontrar esta publicación en caso de querer leerla, "Y tú no regresaste"

Hasta aquí el post de hoy espero que os guste y seguíd disfrutando de este día de más que nos regala febrero (mi mes favorito) cada cuatro años....

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario